Blog abierto a TODO EL MUNDO. Si quieres enviar una crítica pedante vergonzosa que hayas encontrado, éstas son las instrucciones.

22 de junio de 2009

Hedonismo y experimentación

(Nota: LaVanguardia.es ha decidido que, en el Sonar de Barcelona los lectores sean los críticos de los conciertos. Y este sueño del periodismo ciudadano crea monstruos como David Moreno, que firma la crítica. Paso el texto y, en negrita, lo que considero highlights del mismo)

Hedonismo y experimentación
Tercera jornada diurna del festival, con todo el papel vendido de antemano. No era para menos ya que los platos fuertes del día eran los "showcases" de Ed Banger y Raster Norton, dos de las discograficas que mas ríos de tinta han hecho correr en la prensa especializada del pasado año
DAVID MORENO SANCHO Barcelona, lector cronista 21/06/2009 Actualizada a las 13:22h El lector opina

Aperitivos. Llegar al CCCB a la hora de la siesta y comprobar que la maquinaria del festival ya funciona a pleno rendimiento invita al recogimiento y a la adaptación paulatina a la vorágine de la jornada. Nada mejor para ello que introducirse en la selección de propuestas del espacio Sonarmática, dedicado este año a la artesanía musical del tercer milenio que se desarrolla en pequeños crepúsculos de la ciudad condal. Sin duda, una buena oportunidad para “testear” in-situ tecnología como el Reactable, surgido del laboratorio de la Universitat Pompeu Fabra, popularizado por artistas como Björk y que ahora ya tiene continuidad en el sector privado. Con los sentidos, ahora ya si, bien despiertos nos dirigimos al SonarHall para comprobar si Ebony Bones supera la reválida del pasado Primavera Sound. Ataviada con sus ya famosos trajes estrambóticos, y acompañada por una orquesta no menos pintoresca, la propuesta de la inglesa iba perdiendo fuelle canción a canción, una vez superada la sorpresa de su puesta en escena. Se demuestra una vez mas que, aunque el packaging sea atractivo, si detrás no hay un producto sólido que defender raramente se llega a buen puerto. O como diría la Mala Rodríguez: “mucho lirili y poco lerele”.
El gazpacho de Ed Banger. Ed Banger, sello francés que cotiza al alza en popularidad gracias al éxito del dúo Justice (cabezas de cartel de la pasada edición) y la sombra alargada del legado de Daft Punk, nos tenia preparado un carrusel de actuaciones bajo el nombre de “Gazpashow!”. La cosa iba de mostrar las nuevas perlas de la cantera. Y si el gazpacho se compone de tomate, pimientos, cebolla y aceite, la receta del sello galo era a base de house hipervitaminado, hip-hop comercial y electro-techno de trazo grueso. Hay que estar atentos al trio de raperos parisinos DSL, apuntan maneras. Luego Outlines pusieron el patio del ‘village’ de patas arriba con una sesión que tocó varios palos pero todos con el mismo fin: hace bailar hasta el apuntador (que, si de existir, seguro que iría con gafas de sol retro, gorra de béisbol, colores flúor y bigote perfilado).

Raster Norton: experimentación teutónica. Y si la propuesta del Sonar Village era festiva, soleada y hedonista, la antítesis de la misma (y sin embargo mas interesante si cabe) se gestaba en las “catacumbas” del CCCB, que registraron un previsible “aforo completo” durante casi toda la tarde. El sello alemán Raster Norton presentaba su equipo titular con una táctica arriesgada pero infalible, basada en una particular experimentación minimalista del techno de corte científico. El dúo SND destiló desde sus portátiles microestructuras marciales que iban “in crescendo” para terminar en magmas de sonido. Tomó el relevo Byetone, que comenzó con su exitoso “Plastic Star”. Los bombos neuronales del tema en cuestión, y el contador incremental de “beats” que se mostraba en las pantallas, subieron la presión atmosférica de la sala hasta limites infrahumanos, para deleite y disfrute del público, claro. Y luego Alva Noto (el dueño del sello en cuestión) siguió con su propuesta techno mas cercana al arte contemporaneo que a la pista de baile.

Café, copa y puro. Intentar abarcar todos los escenarios es como “zapear” con la Tdt: dificilíssimo. Así, y porque la omnipresencia no esta hecha para los mortales, nos perdemos actuaciones que de bueno seguro fueron interesantes, como la de los catalanes Pau Riba y Guillamino. Pero ya no hay tiempo para más, y mientras en el escenario SonarDôme el dj surafricano Culoe de Song ponia el broche de oro al Sónar mas africano de la história a base de elegante house-tribal, Busy P (el capo de Ed Banger) se entregaba al hedonismo mas “fiestero” en un SonarVillage abarrotado y listo para la traca final nocturna.

Y si todo el artículo le ha sonado a chino no se preocupe: compre su entrada para el año que viene y disfrute de este post-moderno jardin del Edén de nímfas europeas e hilo musical sofisticado. Vale la pena.

http://www.lavanguardia.es/el-lector-opina/noticias/20090621/53728104521/hedonismo-y-experimentacion.html

Enviado por: Javier Dale

9 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Pero, ¿cómo va a escribir un espectador del Sónar? Bastante liviano me parece.

Deberíais haberlo titulado post-post-moderno. Jajaja. For sale.

rog dijo...

Como público musical sólo puedo decir:

'Hemos encontrado al enemigo y el enemigo somos nosotros'.

padawan dijo...

Parafraseando al crítico aficionado, "seguro que iría con gafas de sol retro, gorra de béisbol, colores flúor y bigote perfilado"... y seguro que hace dos años llevaba unas pintas completamente distintas pero totalmente a la moda. Y dentro de dos años, si el sónar pasa de moda renegará de todo eso. En fin...

Milgrom dijo...

Se imaginan que se pone de moda el look heavy, miles de tipos con camisetas de Black Sabbath, ACDC, bailando chunda-chunda...

Anónimo dijo...

Muchísimos pijos que en su vida oyeron a Motorhead, Ramones o AC/DC ya llevan camisetas de estos grupos... ¡Coño! Si es que las venden en Zara.

Mninha dijo...

Coño, me pongo a leerme el post y resulta que la crítica la manda un amigo mío, jeje.

El sueño del periodismo ciudadano crea monstruos, sí, pero también las facultades de Periodismo y nadie protesta por eso ;)

Anónimo dijo...

¿'Subieron la presión atmosférica de la sala hasta limites infrahumanos'? Y después, ¿qué hicieron? ¿Bajaron la presión atmosférica de la sala hasta límites sobrehumanos?

Ale dijo...

Ha sido imaginarme brevemente lo que sería eso de "experimentación minimalista del techno de corte científico" y me han entrado sudores frios, oigan.

Guybrush dijo...

Epic. Y yo estudiando periodismo. Manda huevos.